prácticas corporales de las parteras

Las prácticas corporales de las parteras tradicionales como instrumento de sanación y empoderamiento contra la violencia obstétrica en Morelos (México): historias de vida de mujeres indígenas

Fecha: Miércoles 23 de enero 2019, 16:00h a 18:00h

Lugar: Seminario número 4, Centro Documentación Científica. C/Rector López Argüeta s/n (Granada).

Seminario a cargo de: Ester Botteri

El Estado de México a través del “Seguro Popular” ha desarrollado programas gratuitos de parto en hospitales para reducir las muertes maternas y desalentar los nacimientos con parteras tradicionales (TBA-traditional birth attendant).

Las mujeres (en su mayoría indígenas) que dan a luz en el hospital sufren discriminación, injusticias y violencia obstétrica, a pesar que la “Norma Oficial Mexicana 007” de Atención de la Mujer durante el embarazo, parto y puerperio y del recién nacido, fue modificada en 2005 “para buscar disminuir los daños obstétricos y los riesgos para la salud de las mujeres y de sus hijos”. En particular, el Estado de Morelos tiene la tasa de violencia obstétrica más alta en el país (Instituto Nacional salud Publica, 2012) y no hace parte de los Estados que declararon una Ley de “Acceso a una vida libre de Violencia”, como hicieron Chapas, Guanajuato, Durando Veracruz, confirmando como todavía la etnicidad y la estigmatización de género siguen siendo factores clave que estructuran la relación entre el cuerpo indígena y el Estado.

Al contrario, para prevenir y eliminar la falta de respeto y abuso durante el parto (OMS, 1985) las parteras tradicionales (TBA) se convierten instrumento de confianza y empoderamiento para las mujeres, no solo durante el parto, en particular durante el período del postparto, donde a través de sus herramientas (rebozo, sobada) permiten a las mujeres reforzar físicamente y emocionalmente sus cuerpos después de la violencia hospitalaria sufrida.

El propósito de este proyecto es resaltar cómo las prácticas corporales tradicionales (rebozo, sobada) practicadas por las parteras en el período post parto, no solo se representan como recurso local y un instrumento de resistencia al poder político, sino permiten a las mujeres sanar la experiencia de violencia obstétrica experimentada en el sistema hospitalario, confirmando cómo las prácticas corporales representan una manera de reconstruir los propios itinerarios corporales, permitiendo a las mujeres posicionarse como un sujeto activo y empoderado contra la violencia.

Por favor, confirmen su asistencia escribiendo a pfisiem@ugr.es

Organiza:

  • Grupo de Investigación  “OTRAS. Perspectivas Feministas en Investigación Social”.
  • Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres y de Género. Universidad de Granada.